Lo informamos que el Tribunal Supremo ha establecido en su sentencia del 1 de octubre de 2020 (recurso de casación 1056/2019) el criterio interpretativo que para aplicar la exención en el IRPF por reinversión en vivienda habitual no hace falta necesariamente utilizar íntegramente el dinero obtenido de la venta de la anterior vivienda y basta de aplicar para el mismo fino dinero tomado a préstamo de un tercero, sea directamente o bien como consecuencia de la subrogación en un préstamo previamente contratado por el transmitente del inmueble.

El TS estima el recurso de una contribuyente y anula la liquidación que le giró Hacienda el 2012, por importe de 41.255 euros, de los cuales 32.790 correspondían a deuda tributario y 8.464 a intereses, al considerar que únicamente había reinversión en los 32.000 euros que ella pagó en metálico en el momento de la firma de la compra de la nueva vivienda, añadidas los gastos asociados y las amortizaciones del préstamo hipotecario en que se había subrogado durante los dos años siguientes a la adquisición, pero no era posible en relación con la subrogación del préstamo hipotecario por el resto de la cuantía. La mujer había subrogado un préstamo hipotecario que tenía subscrito el transmitente por valor de 248.000 euros.

La sentencia recalca, que ni el artículo 36 de la LIRPF (RDL 3/2004) ni el artículo 39 del RIRPF (RD 1775/2004) “establecen que el importe de la “reinversión” se tenga que entender solo por el importe desembolsado no considerando el importe de la financiación ajena dispuesta”. Es decir, que en estas normas no se desprende que no se tenga que considerar el importe de la financiación ajena solicitada para la compra de la nueva vivienda como cuantía equivalente al importe obtenido por la vivienda transmitida.